Google+

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Desde el embarazo hasta el océano


Informes sobre Estimulación Acuática para niños y/o, bebés contactar a info@mundoaqua.org 

Para cursos de buceo snorkeling, o buceo scuba contactar en el 961 2387094 o enviar un mail a info@delfinesdivers.com Ofrecemos programas flexibles en tiempo, buscamos que el tiempo del curso se acomode a las necesidades del cliente, sea individual, empresa, instituto o universidad. Para familias que posean alberca propia pueden aprender a bucear en su propio hogar.

Estimulación Acuática Bebés

Vídeos recientes sobre el programa de Estimulacion Temprana y Seguridad Acuática y sus resultados puede verlos en  el Canal de YouTube Jaime E Santisteban


























Contáctenos con gusto le esperamos en info@delfinesybebes.com o al cel  961 2387094

Informes sobre Estimulación Acuática para niños y/o, bebés contactar a info@delfinesybebes.com. Para cursos de buceo snorkeling, o buceo scuba contactar en el 961 2387094 o enviar un mail a info@delfinesdivers.com Ofrecemos programas flexibles en tiempo, buscamos que el tiempo del curso se acomode a las necesidades del cliente, sea individual, empresa, instituto o universidad. Para familias que posean alberca propia pueden aprender a bucear en su propio hogar.

viernes, 23 de noviembre de 2012

Cuba y la estimulacion acuática temprana

http://www.granma.cubaweb.cu/2012/11/08/pdf/pagina07.pdf

Este es un ejemplo perfecto de lo que queremos lograr afirmó Wilfried Lemke, representante de la ONU en el evento Cubamotricidad 2012, durante una visita a la piscina del combinado deportivo Camilo Cienfuegos  

No creo que hubiera pasado por la mente delsubsecretario general de la ONU y asesor
especial del Secretario General sobre el Deporte para el Desarrollo y la Paz, Wilfried
Lemke, la posibilidad de que ayer tuviera una reconfortante vivencia en el habanero combinado deportivo Camilo Cienfuegos, durante una actividad del evento Cubamotricidad 2012 que se efectúa en esta capital.

La visita le trajo como remembranza la conferencia impartida por él, hace unos
días, en la ciudad de Moscú. En aquella cita, Lemke, quien funge en el cargo desde
el 2008, participó en la Conferencia Mundial de la Federación Internacional de
Natación (FINA) y señaló, específicamente, la importancia de este deporte como herramienta
 primordial para la vida y el aprendizaje de los niños.


Precisamente eso fue lo observado ayer por el directivo alemán desde el borde de la
piscina, en la cual la profesora Celia Cruz Reina dirigía la actividad donde los infantes corrían y se divertían desplazándose por el agua.

“Este es un ejemplo perfecto de lo que queremos lograr”, expresó Lemke.

Pero nada lo conmovió más que apreciar a María Elena —de 38 años y afectada por el Síndrome de Down—exhibiendo las habilidades que ha desarrollado en el
Añadir leyenda
nado, ayudada por la instructora Celia. “La presteza que lleva a  cabo Celia, a quien debo felicitar por la labor excelente que realiza, es un modelo de cómo se debe trabajar en la esfera del deporte, como vehículo para el desarrollo y la paz, y es, al mismo tiempo, una de
las prioridades de nuestra oficina en el progreso de la práctica física”, señaló el visitante.


Comentó que “la ONU centra su atención en el valor que tiene el trabajo del deporte en la base y para la educación de los niños, pues este constituye un idioma común de todos los países y, por tanto, a través de él podemos enseñar a nuestros pequeños de muchas
maneras”.

Lemke no quiso despedirse sin antes confesar que Teófilo Stevenson siempre ha sido su ídolo personal. “Desafortunadamente falleció, pero no tengo duda de que sigue siendo un héroe y un paradigma"

Algunas estadísticas alarmantes


El ahogamiento es la segunda causa principal de muerte accidental en los EE.UU. entre los niños menores de 14 años y la principal causa de muerte accidental en niños mayores de 5 años y menores. - Instituto Americano de Medicina Preventiva.
Un niño puede ahogarse en el tiempo que se tarda en contestar el teléfono. - EE.UU. La Consumer Product Safety Commission
De todos los niños en edad preescolar que se ahogan, el 70% está bajo el cuidado de uno o ambos padres y el 75% han desaparecido de la vista de cinco minutos o menos - Centro Nacional para la Prevención y Control de Lesiones
Para los niños menores de cuatro años de edad, una piscina es más peligroso que un automóvil. De hecho, los niños de esta edad tienen 14 veces más probabilidades de ahogarse en una piscina que se mató en un accidente de vehículo de motor. En Louisiana, 30 niños menores de 15 años de edad se ahogó en 1999, y casi la mitad (47%) de los que tenían menos de cinco años de edad. - Louisiana Departamento de Salud y Hospitales de la Oficina de Salud Pública
65% de los ahogamientos ocurren en edad preescolar piscina casa del niño y el 33% en las casas de amigos, vecinos o familiares - EE.UU. La Consumer Product Safety Commission
Estas estadísticas realmente hablan por sí mismos. La seguridad de su niño, así como su seguridad es nuestra preocupación número uno.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Bebés y la natación



Si nos remontamos a nuestro origen, éste tiene lugar en un medio líquido como es el seno materno. El feto crece rodeado de líquido, el líquido amniótico, así que al nacer este medio no le será nada extraño. Con el paso del tiempo se van perdiendo las habilidades y es posible que hasta se pueda desarrollar un miedo al agua. 

La natación para bebés o matronatación puede servir, además de otros beneficios, para que se mantenga esa destreza original del bebé.

El objetivo de la natación en el caso de los bebés no es que aprenda a nadar, algo que difícilmente ocurre antes de los cuatro años, la finalidad es su desarrollo integral, con el apoyo de este impresionante recurso que es el medio acuático

Beneficios de la natación para bebés.

- Divertirse. Las nuevas experiencias en el agua junto al padre o la madre, pueden ser una fuente de diversión para el bebé, así que si el bebé muestra incomodidad, llora o está asustado hay que retirarse. Esto es lo primordial. No se puede forzar, ya que si no se hace así podemos provocar un fuerte rechazo en etapas posteriores.

- Mejora su desarrollo psicomotor por la posibilidad de movimiento en el agua, algo que contrasta con el tiempo que se pasa acostado o en el cochecito. En el agua el bebé tiene una gran libertad de movimientos.

- Es buena para su sistema cardiorrespiratorio ya que el ejercicio en el agua aumenta la oxigenación y fortalece el corazón.

- Mejora su sociabilización al encontrarse con otros bebés.

- Le ayuda a relajarse y previsiblemente después descansará mejor.






Recomendaciones previas.
- Antes de llevar al bebé a nadar, se debe consultar con el pediatra y seguir sus indicaciones.

- Buscar que la piscina cumpla todas las normas higiénicas y de seguridad. 


  • El recinto deberá estar climatizado y con personal que dirija las actividades que desarrollan padres y bebés.
- La natación no debe alterar sus horarios, ya que esto podría hacer que el bebé estuviera más irritable. No interrumpir sus horas de sueño ni alterar las de las comidas.

- Las sesiones deben entre 15 y 20 minutos tiempos mayores dependen del propio bebé, máximo 30 minutos, con los padres puede estar un tiempo mayor:

- Nunca hay que forzar al bebé a estar en el agua. 


  • Si lo vemos incómodo hay que salir inmediatamente del agua.
- Al salir de la piscina hay que secar inmediatamente al bebé y vestirlo. 

  • Después no hay que permanecer con el niño vestido, ya que al estar el lugar climatizado, es fácil que  sude y al salir a la calle se resfríe.

Bebé Qué aprenderá mi bebé en la natación?


No todos los bebés desarrollarán las mismas habilidades en la natación, ya que cada bebé es un mundo diferente y avanza a su propio ritmo. A  continuación encontrarás algunos avances que tu bebé puede aprender en la natación siempre y cuando aclaramos la familiarización acuática haya sido correcta y los padres se hayan involucrado en este proceso, llevando sus hijos a jugar en medios acuáticos sean lagos, ríos, playas, albercas, etc.http://www.summonpress.com/openx/www/delivery/lg.php?bannerid=26&campaignid=7&zoneid=51&loc=1&referer=http%3A%2F%2Fwww.cuidadoinfantil.net%2Fque-aprendera-mi-bebe-en-la-natacion.html&cb=44fa6aaccc

Por ejemplo, tu bebé entre los seis meses y un año puede tener cierto control de su equilibrio, flotar boca abajo y flotar boca arriba. con apoyo o sin él

Tiene movimientos desordenados que a veces producen desplazamiento direccionados o no.

El bebé entre un año y año y medio, puede zambullirse y salir a flote moviendo sus brazos y pies. También tiene desplazamientos horizontales y bloqueará más la entrada de agua en sus vías respiratorias.

El bebé entre el año y medio y los dos años puede llegar a tener un buen control del equilibrio, puede desplazarse boca abajo hasta cinco metros y boca arriba de dos a tres metros. Además, puede zambullirse, salir a flote y regresar al punto de partida.

Entre los dos años y los tres años, tu bebé puede respirar mientras está nadando, desplazarse en perrito, desplazarse de espaldas, saltar  al agua; tener un control total de su respiración, esto quiere decir hundirse y salir a flote con el control del aire.









Si tú bebé se encuentra entre uno de estos rangos de edades, y no ha avanzando como se dice en los puntos mencionados, no te preocupes pues cada niño determina sus propios tiempos, pretender acelerarlos o modificar esto es errático.

martes, 20 de noviembre de 2012

Traviesos y sus travesuras


Recomendamos primeramente antes de seguir revisando nuestro sitio que visites el inicio del blog el articulo 

 Antes de empezar haciendo clic aquí donde obtendrás información interesante sobre la actividad que sugerimos para tus hijos.............

Fortalece el vínculo entre los padres y el niño
La clases de natación  aportará beneficios físicos y  beneficios emocionales que  es uno de los objetivos más importantes que busca la natación para bebés; el fortalecimiento de los lazos que unen a los papás con sus niños y la profundización en el conocimiento mutuo.
Los pequeños perciben los sentimientos de amor y cuidado que les transmiten en la piscina, al tiempo que comparten una divertida experiencia que seguramente querrán repetir tanta veces sea posible. 
Con este tipo de actividades, además, se consigue su pequeño avanze en su desarrollo de una manera amena y relajada.



Antes de ir a la piscina
Toma nota de los preparativos que pueden ayudar a tu niño a adaptarse mejor y más rápido a las clases de matronatación o natación para bebés.


-Lo primero que debes hacer es consultar con el pediatra la decisión de acudir con tu bebé a clases de matronatación, nadie como él para aconsejarte.

-Una vez que tu pediatra te haya dado el visto bueno, puedes ir disminuyendo poco a poco la temperatura del baño de casa hasta llegar a los 32º aproximadamente, para que, al llegar a la piscina, el niño no note un cambio demasiado brusco de temperatura.
-Intenta transmitirle seguridad mientras le estás bañando.
-Asegúrate de escoger una piscina que cumpla todos los requisitos de seguridad e higiene para las clases de bebés, como el nivel de cloro, la temperatura, que los profesores sean profesionales cualificados, etc.

Poner especial atención a la hora de seleccionar el centro y exigir lo mejor para los niños, “la temperatura del agua deberá estar a unos 30 grados centígrados, el personal que imparta las clases estará específicamente cualificado para trabajar con niños.

 Es importante que la piscina sea diseñada sólo para niños, con vestuarios y cambiadores totalmente climatizados. 

Pero sobre todo recomiendo no establecer un determinado periodo de tiempo para lograr objetivos, cada niño aprenderá a su ritmo”.



La prudencia, tu mejor aliada
Cuanto mayor sea el dominio de tu hijo en el agua, mayor será su seguridad, y por lo tanto, también tu tranquilidad, aunque nunca debemos olvidarnos de vigilar a nuestros niños mientras se bañan, ni delegarlo en terceras personas.
 El “ahogamiento” es un accidente infantil que merece especial atención ya que, según un estudio realizado en julio de 2002 por el Hospital de Nens de Barcelona, éste ocupa el séptimo lugar entre todas las causas de accidentes infantiles.
Entre los accidentes mortales ocupa el segundo puesto después de los de tráfico. Aproximadamente el 80% de estas muertes por ahogamiento se producen en la piscina de casa. Estos escalofriantes datos hacen que sea tarea primordial extremar las precauciones respecto a la atención y cuidado de nuestros niños a la hora de bañarse, ya sea en la playa, en una piscina pública o en la piscina de nuestra casa. 

Otros datos indican que  los accidentes de muerte infantil por ahogamiento son casos prácticamente aislados si los comparamos con otros lugares; especialmente con los países en vías de desarrollo.

Según un informe de UNICEF sobre la zona de Asia Oriental y el Pacífico, las muertes por ahogamiento son la primera causa de mortalidad entre los menores de 5 años.

 Además este estudio destaca que previendo este tipo de accidentes, la tasa de mortalidad infantil podría llegar a descender hasta un 40%.



Precauciones con los baños



-Los niños deben estar siempre acompañados y vigilados por un adulto. Por supuesto, nadie mejor que sus padres para hacerlo. Si es posible, báñese en lugares con socorrista.
-Si el niño nada con dificultad, no deje que se meta en una zona donde el agua le cubra más de la cintura, y siempre con manguitos o flotador.
-Después de una comida abundante, no debe bañarse hasta pasadas dos horas, pues la distribución de la sangre en el aparato digestivo hace disminuir el riego sanguíneo del resto del cuerpo, lo que puede provocar un corte de digestión.
-Si está en la playa, respete las banderas y extreme la precaución en las zonas de corriente.
-Si está en la piscina, tenga mucho cuidado con los bordillos, que suelen estar resbaladizos, así como con los trampolines y con tirarse de cabeza; una mala caída puede provocar lesiones de distinta gravedad en espalda y cervicales.

jueves, 25 de octubre de 2012

¿puedes ver esto sin reirte?



Agradeceremos mucho las sugerencias que nos permitan mejorar la calidad de nuestro trabajo, le aseguramos que toda esta retroalimentación será bienvenida.

sábado, 20 de octubre de 2012

ESTIMULACIÓN ACUÁTICA TEMPRANA


PRESENTACIÓN
Mi nombre es Fco. Sánchez. Compaginé mis estudios de Educación Secundaria Obligatoria con la música y formándome como Socorrista acuático en Cruz Roja. Mientras cursaba Laboratorio de Diagnóstico Clínico, trabajaba los fines de semana como socorrista. Mis ganas de seguir formándome me llevaron a realizar el curso de Auxiliar de Transporte en Ambulancia en DYA Navarra, quedándome posteriormente como voluntario. Durante los años de voluntariado me dieron la oportunidad de entrar en el equipo de formación en los cursos de Socorrismo y ATA; fue entonces cuando descubrí mi vocación por la docencia.
En mi último trabajo como socorrista, en el que llevo 5 años, surgió la necesidad de cubrir una plaza de monitor de natación y de esta forma comencé a trabajar con niños y bebés. Mis ganas de transmitir toda esta experiencia adquirida me ha llevado a escribir mi primer libro “¡Mi bebe flota! Inicio a la matronatación”. Así mismo, he publicado varios artículos sobre este tema en varias revistas infantiles de tirada nacional
Actualmente, curso estudios de Derecho en la UNED y sigo trabajando en otros proyectos.

EAT: ESTIMULACIÓN ACUÁTICA TEMPRANA
¿Qué es la estimulación acuática temprana?
La estimulación acuática temprana o natación para bebés lleva varios años practicándose pero es en los últimos tiempos cuando más fuerza está cobrando porque los padres está viendo los beneficios que esta actividad reporta a sus pequeños.
Se ha comprobado que, entre estos beneficios se encuentran:
- Se cansa y come, duerme mejor.
- Mejoran sus reflejos
- Estimula su coordinación
- Mejora su agilidad y motricidad fina y gruesa. El agua es un medio menos hostil que el terrestre.
- Socializa con el entorno
- Refuerza sus defensas
- Aprende colores, objetos,etc.
- Mejoran sus aptitudes de supervivencia acuática
- Establece una rutina: muy importante.
- Momento lúdico-familiar excepcional.
La matronatación es una actividad que realizan los bebés con la ayda de sus padres y el monitor especializado. El objetivo no es aprender a nadar, sino fomentar la estimulación temprana; en nuestro caso: la acuática.
El ejercicio de la natación está íntimamente relacionado con la posición del cuerpo respecto del agua, esto lo llamamos hidrodinámica. Para las clases de bebés esta hidrodinámica nos sirve para saber en qué posición colocar al pequeño en el agua en función de su desarrollo, principalmente el desarrollo de la columna y su musculatura.
En el agua, el bebé no necesita grandes cantidades de material ni juguetes. Hay que usar cada cosa en su medida y oportuno momento. Un bebé donde más agusto se encuentra es en los brazos de sus padres. Los bebés no necesitan autonomía, necesitan cariño, alimento y horas de sueño. Por ello, además del trabajo familiar previo (traer al bebé comido, cambiado y con horas de sueño suficientes) debemos fijarnos y cuidar también el entorno donde realizaremos las clases. Pero este es otro tema que ya tendremos oportunidad de enfocar.
Un saludo
Fco. Sánchez

sábado, 6 de octubre de 2012

Delfines y Bebés.: Swimtrainer, es un apoyo no es un entrenador de n...

Delfines y Bebés.: Swimtrainer, es un apoyo no es un entrenador de n...: Este dispositivo no es exactamente una herramienta para enseñar a nadar (ampliaremos en siguientes artículos el por qué no), pero si es ...

Agradeceremos mucho las sugerencias que nos permitan mejorar la calidad de nuestro trabajo, le aseguramos que toda esta retroalimentación será bienvenida.

viernes, 21 de septiembre de 2012

Relaciones sociales y afectivas de los bebés de 4 a 7 meses



Entre el cuarto y el séptimo mes, el interés del bebé por explorar su entorno aumenta notablemente. Su nivel de empatía es mayor y también el tiempo que pasa despierto, durante el cual prefiere la compañía de personas a la de objetos o juguetes. El bebé de esta edad es capaz de expresar ciertas emociones a través de sonidos o gestos que nunca antes había hecho.

    SU CUERPO Y SUS RITMOS CAMBIAN
    Cuando el bebé empieza a estar sentado, su mundo visual se amplía (¡desde la cuna sólo se ve el techo!). Puede mover mejor la cabeza y abarca un ángulo visual más completo. Poco después, él mismo se sienta y puede girar parte del cuerpo.
    Entre los 4-7 meses, el bebé pasa más tiempo despierto (antes estaba la mayor parte del tiempo dormido o tumbado en su cuna) y se vuelve más activo.
    Esta combinación de factores:postura (campo visual más amplio), nuevos movimientos (usar las manos, girar, sentarse...) y mayor tiempo de vigilia, contribuyen a que aumente el interés del bebé por el entorno.
    POSEE UNA DISPOSICIÓN INNATA PARA LAS RELACIONES SOCIALES
    Ya desde su nacimiento, el bebé está "programado" para relacionarse con personas. Lo demuestran las investigaciones sobre los sentidos del bebé: los bebés de pocos días tienen predilección por mirar rostros humanos. Su primera sonrisa se dirige a "alguien".
    Ahora, con 4-6 meses, prefiere la compañía de las personas que la de objetos o juguetes.Llora si se encuentra solo y es capaz de "conectar" con los sentimientos de los otros: llora si se le habla con tono brusco o con el rostro serio y sonríe cuando el interlocutor habla con tono agudo y musical.
    APRENDE A EXPRESAR SUS SENTIMIENTOS
    Aprende a expresar sus sentimientos. El bebé se muestra en general sonriente y alegre. A partir de los 5 meses, sonríe y grita para expresar su alegría cuando ve a un adulto que le habla o le sonríe. Además, ríe con anticipación ante un posible juego o carantoña.
    El bebé empieza a utilizar sonidos distintos del llanto para llamar la atención de sus padres. Llora o sonríe para obtener el cariño de las personas que le cuidan o para expresar emociones, como satisfacción, alegría, desagrado o temor.
    Cuando se aburre porque está solo o cansado, intenta llamar la atención de las personas que le rodean, gritando, llorando o tirando los juguetes u objetos que tiene a mano.
    También llora para mostrar su desagrado o temor cuando se le acercan personas desconocidas, cuando la comida no le gusta o cuando se aburre y quiere llamar la atención. Cumplidos los 7 meses, algunos bebés pueden demostrar timidez.
    A partir de los 6 meses, el bebé ya distingue a los miembros de su familia y demuestra su predilección por ellos. Puede que rechace las relaciones con personas desconocidas.
    ¿CÓMO APRENDEN LOS BEBÉS?
    Los padres: centro de la vida social y afectiva del bebé
    Durante este periodo se refuerzan los lazos afectivos entre padres e hijos. El bebé se cansa y se aburre de los objetos enseguida, nunca de la atención y los mimos de sus padres.
    Los padres actúan como intermediarios entre el mundo propio del bebé y la vida social en donde vive la familia. Paulatinamente le abren puertas a relaciones y realidades distintas.
    El bebé necesita seguridad, no sólo en cuanto a seguridad física (ausencia de riesgos, evitar accidentes, cuidar la salud), sino también en el aspecto afectivo.
    La seguridad afectiva permite al bebé desarrollar las bases de su autoestima. Saberse y sentirse querido por sus padres le proporcionará una confianza en las personas, gracias a la cual, podrá establecer nuevos vínculos con amigos, maestros...
    Los padres pueden conseguir que su bebé se sienta seguro de un modo muy sencillo: con el contacto diario. Los abrazos, caricias y juegos en común proporcionan placer a toda la familia. Atenderle rápidamente cuando llora reafirma esa seguridad (atenderle no quiere decir darle todos los caprichos, sino consolarle, escucharle).
    Los padres deben adaptarse a las necesidades especiales de su bebé, y éstas dependen en gran medida de su temperamento. Por ejemplo, en el caso de un bebé nervioso, los padres deben derrochar paciencia y tratar de distraerlo con juegos. Un bebé callado y retraído necesitará más contacto y estímulo de los padres. El bebé "fácil" se entretiene solo y no exige la presencia continua del adulto. Aún así, los padres deben participar activamente en sus juegos para que el niño perciba su influencia en el entorno.
    Casi todos los bebés se adaptan mal a los cambios, por lo que se debe procurar introducir cualquier cambio de forma paulatina.
    Si observa que el bebé no demuestra ningún interés por los juegos o las personas, consulte a su pediatra.

    sábado, 25 de agosto de 2012

    Esperanza para el TDA-H


    Cada día más y más niños están recibiendo el diagnóstico de TDA-H, siglas que representan el Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad.
    El TDA-H está considerado un trastorno mental y por lo tanto, psiquiátrico, con lo cual son también cada día más los niños tratados con psicofármacos que intervienen en su funcionamiento cerebral, con los posibles riesgos que esto conlleva.
    El aumento de este diagnóstico ha sido tal en los últimos años que en algunos círculos se habla de “pandemia”. Sin embargo, otros hablan de un “infradiagnóstico” y de la necesidad de medicar a muchos niños más.
    Algunos afirman que es un trastorno “inventado” por la sociedad y la industria farmacéutica. Tienen a su favor el argumento de que no existe ninguna prueba de laboratorio que demuestre la existencia del TDA-H y que el diagnóstico se da basándose solamente en cuestionarios rellenados por padres y profesores.
    Pero estadísticas y teorías aparte, la realidad de la situación resulta verdaderamente preocupante.
    Los padres y profesores sabemos que estos niños realmente tienen un problema y que las vías que se han tomado para tratarlo no suponen una solución satisfactoria ni eficaz.
    Se hace necesario replantearse este trastorno desde el mismo comienzo empezando por el propio diagnóstico. Éste hace referencia a dos problemas: el déficit de atención que está siempre presente en estos niños, y la hiperactividad, que puede o no estar presente dependiendo del caso.
    En realidad estamos hablando de dos síntomas del problema real de fondo. Dos síntomas que padecen también niños con trastornos muy diferentes al TDA-H, dos síntomas que indican que el sistema nervioso no está haciendo bien su trabajo. Que no es capaz de realizar dos de las funciones más sofisticadas y que requieren de una maduración previa: controlar el cuerpo y el movimiento de éste y mantener un adecuado estado de alerta desatendiendo los estímulos irrelevantes para la tarea que nos hayamos propuesto realizar.
    Las causas de que un niño no sea capaz de realizar estas dos funciones son muy variadas y, aunque parece existir una predisposición genética y hereditaria, el desarrollo del niño desde su concepción y muy especialmente durante la gestación, el parto y el primer año de vida, determinará el grado de maduración que alcance. Y esta maduración o desarrollo determinará a su vez el grado de eficacia del niño en funciones como el control del movimiento, de las emociones y de la atención entre otras.
    El diagnóstico nos habla solamente de dos síntomas del problema real. El tratamiento normalmente propuesto consiste en la medicación, que tiene supuestos efectos positivos transitorios junto a posibles efectos negativos a largo plazo, y en un trabajo cognitivo y conductual que busca “enseñar” y “entrenar” al niño a funcionar mejor con el problema que tiene.
    Estos tratamientos no se proponen solucionar el problema de forma definitiva logrando la maduración que al niño le falta para poder realizar las funciones de la atención y el control motriz de forma autónoma y eficaz, tal como lo hacen otros niños.
    Los profesionales que tradicionalmente trabajan con los niños con TDA-H lo hacen según las normas aceptadas y establecidas por la comunidad médica y pedagógica. Cuando aseguran que el TDA-H es un trastorno crónico tienen razón. Porque con esto nos están diciendo que ellos NO tienen la solución al problema.
    Sin embargo, existe desde hace ya tiempo una corriente de profesionales expertos en desarrollo infantil que trabajan buscando esta solución por medio de la estimulación y maduración del sistema nervioso del niño.
    Estos profesionales no colocan siglas para nombrar el problema que ven (no ponen “etiquetas” a los niños), sino que se centran en conocer bien todas sus manifestaciones para saber cómo atajarlo en la medida en que sea posible.
    Frente a la opción de trabajar los síntomas visibles del problema, las terapias alternativas que buscan una organización neurológica, pretenden estimular, activar y hacer madurar las zonas cerebrales implicadas en el déficit de atención y la hiperactividad. Buscan que estas zonas cerebrales funcionen adecuadamente para que así desaparezcan los síntomas y también el trastorno en sí mismo. Los beneficios no son transitorios, sino definitivos.
    Para quienes no conocen la organización neurológica, puede resultar extremadamente “difícil” o utópica la idea de poder lograr la maduración cerebral exigida para una función. Sin embargo, resulta mucho más sencillo de lo que pueda parecer en un principio.
    Quienes trabajamos con el desarrollo infantil nos preocupamos por cada aspecto y cada una de las etapas del mismo. Y esto es lo que también contemplan estos métodos que persiguen organizar el sistema nervioso.
    Siguen el programa establecido por la naturaleza para el desarrollo y maduración cerebrales y lo aplican, cada método con una técnica concreta, pero todos ellos imitando lo que resulta natural y ha de beneficiar ese desarrollo y maduración.
    Decía Beatriz Padovan, logopeda y experta en reorganización Neurofuncional, que “si imitamos a la naturaleza tenemos menos posibilidades de equivocarnos”.
    Y la naturaleza establece que el bebé (también el embrión y el feto antes de nacer) ha de atravesar por determinadas etapas que le llevan a vivir experiencias que serán determinantes en su desarrollo cerebral.
    Cada movimiento que realiza el niño y cada estímulo que recibe a través de los sistemas sensoriales, supone información que llega a su sistema nervioso central haciendo que su cerebro madure y se desarrolle. Sin estos estímulos no existe desarrollo cerebral.
    Gracias a las neurociencias y a la neuropsicología, hoy conocemos mejor cómo se produce el desarrollo cerebral y cómo incide este desarrollo en las capacidades y el funcionamiento del niño. Sabemos qué estímulos son necesarios para que se cumplan todas las etapas del desarrollo. Y en esto se basan los métodos que persiguen desarrollar y organizar el sistema nervioso del niño.
    Resultan métodos tan “naturales” que muchas veces sorprenden a los padres que han de aplicarlos en sus hijos con sencillos ejercicios basados en el movimiento o en el tacto profundo, por ejemplo.
    Son estímulos sencillos y naturales que han de repetirse y mantenerse constantes para producir el efecto buscado. “Sencillo” y “natural” no necesariamente significa “fácil”, por lo que estas terapias requieren el compromiso por parte de los padres durante el tiempo que sea necesario.
    Sin embargo, por medio de este trabajo diario y constante, no sólo resulta posible tratar los problemas que acarrea el TDA-H, sino que cada avance en este sentido será permanente, no transitorio. Y no se contemplan efectos negativos adversos.
    Vigilando y apoyando el desarrollo del niño, junto al cuidado en la alimentación y los hábitos y rutinas diarias, podemos recobrar la esperanza dentro de la preocupante situación dada por el abrumador aumento del TDA-H.
    Los padres debemos informarnos sobre estos métodos de estimulación y organización neurológicas. Existen varias opciones y cada día más profesionales con los que podemos contar para llevarlas a cabo.
    Estas terapias no tienen por qué excluir el trabajo cognitivo-conductual. Lo bueno sería complementar las dos formas de trabajar con los niños para que éstos obtengan los beneficios de ambas. Pero la organización neurológica se hace esencial si lo que buscamos es solucionar el problema de raíz y de forma definitiva (¡para toda la vida!).

    Rosina Uriarte
    Lee otros artículos relacionados con este tema y otros en la REVISTA UAKIX

    domingo, 29 de julio de 2012

    La natación para bebés


    La natación para bebés

    Las primeras brazadas de tu bebé: Hasta los 4 años los niños no tienen autonomía ni desarrollo como para nadar por sí mismos, pero es recomendable que se familiaricen con el agua desde que nacen. 

    Está demostrado que los bebés disfrutan mucho en el agua, a la vez que es beneficioso para ellos ya que mejora su coordinación, su equilibrio, su fuerza muscular, les relaja, les hace comer y dormir mejor… Toda una serie de ventajas que hace imprescindible que este verano vayas a nadar con tu hijo, tenga la edad que tenga

    ¿A qué edad empezar?
    Hasta los 4 o 5 años los niños son incapaces de nadar como un adulto, ya que son demasiado pequeños para desarrollar autonomía en el agua y adquirir los movimientos de la natación. Por lo tanto hay que distinguir entre bañarse y disfrutar en el agua, y aprender a nadar.
    Sin embargo, desde que nacen los bebés pueden jugar en el mar o en la piscina con sus papis, lo cual les resultará muy divertido y beneficioso. Lo recomendable es esperar hasta los 3 o 4 meses de vida, incluso en algunas escuelas de natación no los aceptan hasta los 6 o 7 meses porque sus instalaciones no son adecuadas para niños tan pequeños.
    A partir de los 9 meses los bebés pierden una serie de reflejos innatos muy útiles para la natación, por eso se recomienda que empiecen su contacto con el agua antes de su primer cumpleaños: se adaptan mejor que los niños mayores. Para Isaac González, coordinador de actividades acuáticas del centro Lenoarmi (www.lenoarmi.com), “lo ideal sería que empezaran antes de los 4 meses, siempre y cuando los padres se sientan preparados, ya que el bebé conserva una serie de capacidades que favorecen su adaptación. Tienen capacidad de flotar, de mover su cuerpo dentro del agua de forma relajada y además mantienen el reflejo de apnea, que consiste en cerrar la glotis y por tanto no tragan agua ni tienen sensación de atragantarse”.
    El miedo al agua se adquiere conforme el niño va creciendo, mientras más tiempo esté apartado del agua, más probabilidades de que desarrolle sentimientos de desconfianza y hasta fobia, que posteriormente dificultarán el aprendizaje de la natación.


    La matronatación
    Este es el mejor método para iniciar a un bebé en la actividad acuática: la natación con los padres. Está demostrado que los pequeños disfrutan mucho en el agua, además de ser muy beneficiosa para ellos. En este método, es fundamental el papel de los padres. Éstos deben mostrar seguridad al bebé, a la vez que se refuerzan sus vínculos posibilitando una experiencia original, única e irrepetible.
    Es conveniente esperar hasta el cuarto mes de vida, ya que a esa edad termina de madurar el sistema inmunológico del bebé y las posibilidades de resfriados y de infecciones como la otitis son menores. 
    Cada clase de matronatación varía según la escuela. En general, duran de 30 a 45 minutos, dependiendo de la resistencia y reflejos del bebé. En las clases se trabajan con materiales didácticos (pelotas, tablas, etc.) adecuados a cada edad. En ellas, les van enseñando a sobrevivir en el agua y a flotar.
    Por ejemplo, en el centro Valle 36 siguen el modelo didáctico basado en la “pedagogía del éxito”. El centro pone a los bebés en contacto con el medio acuático y los prepara para la llegada del verano ya que, gracias al contacto permanente en el agua con la madre o el padre, el pequeño consigue habituarse al agua, superar los miedos, desarrollarse física y mentalmente y disfrutar de un contacto familiar más profundo y enriquecedor. Estos cursos están impartidos por fisioterapeutas y educadores infantiles que siguen muy de cerca la evolución del bebé, personalizando los ejercicios y adaptándolos a las necesidades de cada uno. Los grupos tienen un máximo de cuatro alumnos (acompañados del papá o la mamá) que se relacionan e interactúan entre ellos, favoreciendo el desarrollo y la socialización.
    Para Isaac González, del centro Lenoarmi, los objetivos de estas clases son tres:
    • Aprender a comportarse en el agua.
    • Trabajar la supervivencia.
    • Favorecer su autonomía.
    “Los niños, en el centro Lenoarmi, de los 0-3 años vienen a realizar la actividad con los papás, a partir de los 3 años se realiza un programa de autonomía donde los niños ya vienen sin la figura paterna.
    Los primeros entrenamientos se pueden hacer en casa en la misma bañera, siempre hablando de niños entre 2 y 6 meses, por eso es recomendable llenar la bañera con agua y meterse dentro de ella con él, sin pensar en técnicas ni nada, únicamente con el afán de divertirse y de familiarizarse con el medio”.

    NadarRequisitos que debe cumplir la piscina
    La piscina deberá seguir una serie de normas para que se adapte a las características físicas de un bebé:

    1. La temperatura del agua deberá estar a unos 32º C, aunque puede variar un grado arriba o abajo dependiendo de la época del año.

    2. El nivel de cloración del agua deberá estar entre el 0,5 y el 0,6% (frente al 1% en las de adulto).

    3. Es muy recomendable que la piscina sea cubierta y climatizada y por supuesto cumpla con los requisitos higiénicos-sanitarios establecidos.

    4. La zona de los vestuarios donde cambiarán las mamás (o papás) a sus niños deberá igualmente estar climatizada y cumplir las norma higiénicas.

    5. Algunos vestuarios están bastante apartados de la piscina y en este trayecto los niños se pueden quedar fríos. Por ello es muy conveniente que cerca de la piscina exista un banco o lugar especial para desnudar y vestir al niño.


    6. La piscina de los pequeños debe ser sólo para ellos, nunca compartida. Estas piscinas suelen medir 6 por 4 metros, aunque estas dimensiones no se establecen como una norma, existiendo en la actualidad de muchos tamaños y formas.

    Beneficios de la natación
    -Desarrollo psicomotor: Mejora la coordinación, el equilibrio y el conocimiento del espacio. Incrementa la fuerza gracias a los ejercicios musculares, haciendo que haya un desarrollo temprano de las habilidades psicomotrices tales como gatear y caminar.
    -Fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio: Es beneficioso para la condición cardiovascular y por lo tanto, mejora la resistencia del bebé. Amplía la capacidad de su sistema respiratorio y la regulación adecuada a su circulación sanguínea.
    -Relaja al niño: Los ejercicios suaves combinados con el agua a una temperatura agradable relajan al bebé, estimulan su apetito, le hacen comer y dormir mejor, y en consecuencia de eso, mejora su carácter y comportamiento.
    -Refuerza su seguridad e independencia: El bebé se siente más seguro y disfruta mucho aprendiendo a nadar al sentir que sus padres tienen su atención concentrada en él. Incrementa su sentimiento de independencia y de autoconfianza.
    -Aumenta el coeficiente intelectual: Está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.
    -Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia. Aprenden a salir de dificultades, lo que más adelante utilizarán en el día a día para ser más autónomos.
    -Ayuda a su socialización: Estimula la confianza en uno mismo y por lo tanto mejora la comunicación con los demás. La convivencia en la piscina con otros niños le ayudará a relacionarse mejor, además de aprender a compartir y realizar actividades junto a otras personas.
    -Fortalece su sistema inmunológico. Son niños que no sufren tantos resfriados, otitis, etc. ya que su sistema se acostumbra a una serie de circunstancias.

    NadandoAprendiendo a nadar
    A partir de los 4-5 años, dependiendo del desarrollo físico y mental del niño, ya se le puede enseñar a nadar como a un adulto, no sólo a flotar. “La mejor manera de enseñarlos es acudiendo a un centro especializado”, aconseja Isaac González del centro Lenoarmi.

    Algunos trucos que nos da Isaac son:
    -El papá o la mamá deben estar muy relajados y tranquilos, sobre todo con niños menores  de 3 años, ya que estará apoyado sobre las manos de sus padres y, si estas manos están rígidas, el niño estará tenso y no podrá sentirse cómodo dentro del agua.
    -Es importante no pedir demasiado a sus hijos, cada niño evoluciona según su ritmo normal madurativo, incluso dentro del agua, por eso es importante que no se les exija más de la cuenta ya que si no, después nos encontramos con niños que no se sienten cómodos dentro del agua y no quieren seguir realizando la actividad.
    -También les puede ayudar realizar juegos donde el niño disfrute y pueda experimentar en el agua.